Evaluando El Futuro Portada De La Revista Educación y Cultura AZ #0
LA PRIMERA EDICIÓN DE LA EVALUACIÓN NACIONAL DEL LOGRO ACADÉMICO EN CENTROS ESCOLARES (ENLACE), REALIZADA EN 2006 EN CASI TODAS LAS ESCUELAS DE MÉXICO, CONSTITUYE UNO DE LOS EJEMPLOS MÁS IMPORTANTES A ESCALA MUNDIAL SOBRE LAS TENDENCIAS EN MATERIA DE CALIFICACIÓN EDUCATIVA. AQUÍ SE REPASAN TANTO LOS ERRORES COMO LOS ACIERTOS DE ESTA PRUEBA, QUE VOLVERÁ A ESTAR EN EL OJO DEL HURACÁN DURANTE ESTE AÑO.

En un acotamiento de la carretera de cuota Guanajuato- Silao hay un espectacular del gobierno del estado que dice: “En Jerécuaro está la mejor escuela primaria del país”.

La primaria Francisco I. Madero, de la comunidad de Zomayó, obtuvo en 2006 el primer lugar nacional en la prueba ENLACE, aplicada por la SEP a niños de tercero a sexto de primaria y de tercero de secundaria en casi un millón de planteles del país.

Cuando Josefina Vázquez Mota, secretaria de educación pública, visitó dicha escuela -para premiar a los alumnos con un curso de inglés en Estados Unidos- los estudiantes, padres de familia y maestros le solicitaron recursos para construir una barda que separe la escuela de la carretera, colocar losa para evitar inundaciones en la biblioteca y fondos para desayunos es- colares. En estas condiciones, la escuela multigrado, atendida por un profe- sor normalista, difícilmente puede ser considerada un “modelo” educativo.

Para sorpresa de muchos, ENLACE no sólo colocó a una escuela rural como la de mayor aprovechamiento, sino que en su lista de las 500 mejo- res en México, Chiapas se ubicó en primer lugar, con 86 planteles, mientras que Nuevo León sólo obtuvo 17 y Aguascalientes cuatro.

“Me cuesta trabajo aceptar estos resultados. Las autoridades educativas están gastando millones de pesos para saber qué escuelas y qué alumnos obtienen los más altos puntajes, por medio de una prueba estandarizada aplicada en todo el país, pero, y ¿las demás qué?, se pregunta el maestro Ezequiel Soto Martínez, catedrático en la Universidad Pedagógica Nacional y coordinador del Grupo Técnico Pedagógico de la sección 13 del SNTE, en una nota publicada por La Crónica de Guanajuato el pasado 17 de febrero.

Eduardo Backhoff, director de Pruebas y Medición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y miembro del comité técnico de ENLACE, aclara que “tratar de calificar los planteles a partir de los resultados de ese examen es un error”.

“Esta prueba sirve para que el profesor sepa cómo van sus estudiantes respecto a planteles similares de su estado o del país”, y para que los papás tengan otra medida de referencia, puntualizó al rechazar la idea de que los resultados de ENLACE muestran la ubicación de las mejores escuelas del país. (La Jornada 24 de enero de 2007).

Por ahora, uno de los principales problemas de esta prueba no es que se use como herramienta de promoción, sino que carece de credibilidad; la SEP reconoce que en su primera edición, los resultados de ENLACE estuvieron muy sesgados y que tuvo que anular hasta un 30 por ciento de los resultados debido a “errores técnicos”.

El analista Manuel Gil Antón señala que una de las causas por las que este examen estuvo sesgado se debe a que los resultados están vinculados con el puntaje que obtiene el profesor en el programa de Carrera Magisterial, lo que condujo a muchos a ayudar a sus alumnos.

Para subsanar este conflicto de interés, la SEP anunció que este año contratará a supervisores independientes en cada salón de escuela del país para aplicar la prueba.

Carlos Ornelas, columnista de Excélsior y experto en temas educativos, indicó que la falta de un control independiente en la aplicación del examen elevó las sospechas de que hubo una “copiadera masiva”, pero reconoce que muchos de los errores cometidos en la primera edición de ENLACE se pueden subsanar.

Otra crítica menos fuerte- tiene que ver con la calidad del instrumento. Según Ornelas, hubo preguntas fuera de lugar y gazapos en algunos reactivos (preguntas con opción múltiple).

En cuanto a la coordinación con los estados e incluso con los maestros, se destaca la falta de información oportuna. Muchos profesores no sabían de qué trataba ENLACE e incluso se sintieron amenazados al pensar que el examen revelaría sus deficiencias.

Otra crítica a ENLACE tiene que ver con su costo. Su aplicación universal y la impresión de sus resultados en papel para cada alumno significó un fuerte gasto. Sin embargo, como señala Ornelas, “este gasto tiene el potencial de convertirse en inversión y rendir frutos en el plano medio; incluso, puede ser una vía para motivar la participación social en la educación pública”.

Durante el 2006 la Dirección General de Evaluación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) aplicó la prueba de ENLACE a más de 8.3 millones de niños y jóvenes de 3o a 6o de primaria y 3o de secundaria, pertenecientes a 981 mil 48 planteles; tuvo una cobertura de 97 por ciento de primarias y 90 por ciento de secundarias. El conflicto magisterial en Oaxaca impidió aplicar el examen en planteles de ese estado, pero este año la SEP espera cubrir la totalidad de las escuelas del país.

EVALUAR, ¿PARA QUÉ?

Artículo anterior

SUERTE, DE TIN MARÍN, LO SÉ O NO LO SÉ…

Siguiente artículo

Más en Archivo AZ

También te puede interesar