Archivo AZEducaciónMaestrosPadres

LA PARTICIPACIÓN DE LOS PADRES DE FAMILIA EN LA EDUCACIÓN

0

Para el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), la participación dinámica, colaborativa e incluyente de la familia en la educación es uno de los principales factores para el éxito académico de los alumnos y una variable fundamental para el desarrollo social de las comunidades.

Como parte de las acciones realizadas en el marco de los programas y modalidades de Educación Comunitaria se diseñó el Modelo para la Participación de Padres de Familia en la Educación Inicial y Básica del CONAFE. El presente artículo pretende realizar una síntesis sobre este modelo describiendo brevemente sus vertientes de intervención, características y las competencias que se buscan desarrollar en los actores de la educación comunitaria.

FOTO: Marina Morris

Es importante mencionar que para desarrollar este modelo se recuperó la experiencia acumulada por el Consejo desde su creación respecto a la participación de las comunidades en la instalación, funcionamiento y permanencia de los servicios educativos comunitarios —como la Educación Inicial, el trabajo con las Asociaciones Promotoras de Educación Comunitaria, las estrategias FORTALECE y AGE, y la contraloría social—. Estas experiencias, herederas del espíritu de colaboración y compromiso social de la educación rural mexicana, constituyen las bases sobre las que se ha construido el lo- gro de una sociedad más inclusiva, en la que los miembros de las comunidades se posicionan de forma corresponsable ante los nuevos retos que México enfrenta, lo que propicia la legitimación de su participación en la vida nacional.

En este modelo, la participación de padres de familia en la educación es considerada un componente del entramado social (Fernández y Salvador, 1994), en donde las interacciones entre niños, niñas, jóvenes, familias, escuela y comunidad, determinan el funcionamiento del centro educativo, así como el rendimiento académico de los alumnos (Bronfenbrenner,1986). Se trata de un modelo ecológico en donde la participación conjunta de las diferentes figuras involucradas es fundamental para contribuir a la cohesión social que permite establecer acuerdos, normas y valores compartidos que incluyan el reconocimiento de la diversidad (Puig y Cols, 2011).

A continuación, este razonamiento se plasma de manera gráfica:

El objetivo es propiciar y orientar la participación dinámica, colaborativa e incluyente de padres, madres y cuidadores en los procesos de aprendizaje y desarrollo, así como en la gestión escolar mediante estrategias, acciones y recursos que promuevan el vínculo estrecho entre la familia y la escuela, con la finalidad de ofrecer a los niños, niñas y jóvenes las condiciones que posibiliten el logro de los aprendizajes establecidos en los planes y programas de estudio vigentes.

El modelo tiene dos vertientes de intervención:

Participación de la familia en los procesos de aprendizaje y desarrollo.

Participación de la familia en la gestión escolar

La primera coloca a la familia como factor determinante para el desarrollo de los niños y niñas, el rendimiento académico y el desarrollo de los jóvenes. La familia como institución social tiene un gran valor en sí misma y desempeña importantes funciones en la vida de las personas. Una de las funciones con mayor relevancia social es la educativa, como primer agente socializador de los hijos. El sistema educativo institucional aporta a los niños conocimientos, habilidades, actitudes y valores; pero la función educativa más potente reside en la labor diaria de los padres, madres y cuidadores, es por ello que generar un vínculo estrecho entre la familia y la escuela es una prioridad de este modelo. Por esto es necesario que en el hogar se practiquen actividades para reforzar valores, hábitos y actitudes positivas que contribuyan al buen desempeño de los hijos e hijas, pero también es deseable que las familias apoyen el aprendizaje de los contenidos escolares.

Con la segunda vertiente, se fortalece la participación de los padres y madres de familia para apoyar la gestión escolar en los servicios de educación inicial y básica, mediante el manejo de información y capacitación, así como el fortalecimiento de la articulación con otros sectores de la sociedad y el ejercicio de la contraloría social. La gestión escolar es el conjunto de acciones que se realizan en la escuela para organizar y administrar su funcionamiento, lo cual incluye la manera como se toman las decisiones y se resuelven los conflictos (Conde, 2001).

Carmen Gladys Barrios Veloso & Mirna Vázquez Martínez
Carmen Gladys Barrios es la encargada de la Dirección de Operación de la UPC-CONAFE. Mirna Vázquez es la Jefa de Departamento.

LA REVOLUCIÓN DE LOS LECTORES

Artículo anterior

ANALIZARÁN RECTORES DE AL LOS EFECTOS DE RANKINGS MUNDIALES EN LAS UNIVERSIDADES

Siguiente artículo

Comentarios

Comments are closed.

Más en Archivo AZ

También te puede interesar