Uncategorized

El Problema de los NFTs

¿Qué son los NFT?

Los tokens no fungibles son un tipo de activo que existe puramente en forma digital. Al igual que las criptomonedas, con las que está bastante relacionada, algo que abordamos en nuestra explicación completa sobre NFT, el registro de propiedad se mantiene en una cadena de bloques y un libro de contabilidad digital.

Sin embargo, a diferencia de las criptomonedas, las NFT son únicas: no fungibles significa que no son intercambiables entre sí. Esto hace que todos y cada uno de los NFT sean únicos, en contraste con las criptomonedas, donde cada unidad o moneda se puede cambiar por otra; lo mismo ocurre con las monedas del mundo real.

Debido a que un NFT es único, los convierte en un modo de intercambio deficiente: el poder de las monedas radica en el hecho de que cualquiera puede intercambiarlas por cualquier otra del mismo tipo. Si tiene dos monedas de un peso en la bolsa y compras un paquete de chicles que cuesta $ 1 peso, puedes pagarlo con cualquier moneda, no es como si el empleado de la tienda rechaza una moneda pero aceptara la otra.
Sin embargo, lo que hace que los NFT no sean atractivos como moneda los hace muy interesantes para los coleccionistas. Después de todo, si algo es único, seguramente habrá alguien que quiera poseerlo. No importa si es una moneda rara o incluso una caja de edición limitada de un videojuego popular: la rareza puede hacer que cualquier cosa valga la pena codiciarla.

Ser “dueño” de un NFT

Sin embargo, los NFT tienen una peculiaridad extraña: no son propiedad absoluta. Por ejemplo, si gasto $ 8 millones por el sello más raro del mundo, sería dueño de la pequeña hoja de papel. Estaría en una vitrina de temperatura controlada en la biblioteca de la enorme mansión que asumimos como propiedad de los coleccionistas millonarios.
Esto contrasta fuertemente con los NFT, que no son de propiedad. Por ejemplo, el empresario malasio Sina Estavi compró el primer tuit del fundador de Twitter, Jack Dorsey, por casi 3 millones de dólares. Aquí hay una copia de ese tweet.
Primer tweet de Jack Dorsey

Primer tweet de Jack Dorsey

Ahora, no es como si tuviéramos un par de millones de dólares y le compráramos el tweet al Sr. Estavi, o incluso nos concediera una licencia de uso. Simplemente, copiamos el tweet y luego lo subimos a nuestro propio sitio. Tú puedes hacer lo mismo: simplemente presiona el clic derecho, selecciona “Guardar imagen” y serás el orgulloso propietario de un tweet mal escrito. No estarías infringiendo ninguna ley ni nada.

Certificando la Locura

Esto se debe a que el Sr. Estavi en realidad no es el propietario del tweet, posee un certificado de autenticidad que establece que él es el propietario del tweet. En términos del mundo real, es como comprar la escritura de una casa, pero no la casa en sí, y paga lo mismo por la escritura que por la casa.

Técnicamente, los NFT están protegidos por derechos de autor.  Por defecto en EUA, el autor de un NFT retiene todos los derechos exclusivos, incluido el derecho a crear copias de la obra. El comprador de los NFT obtiene el derecho a mostrar o vender ese NFT en particular. El autor también tiene derecho a perseguir a las personas que infringen esos derechos de autor. Esta ultima parte también depende mucho de los términos y condiciones  de las diferentes plataformas donde se pueden comprar.

Según este documento de G.C. Hadjikyprianou existen los mismos problemas en la UE, por lo que no es más definitivo al otro lado del Atlántico.

Sin embargo, las demandas son pocas y esporádicas, ya que es muy difícil de ganar en corte, por ejemplo, aparentemente no hay nada que le impida copiar una imagen del Bored Ape Yacht Club, un club de propietarios de NFT que incluye celebridades millonarias como Post Malone o Jimmy Fallon. No estarás en el club, pero puedes burlarte de algunas personas ricas, lo cual es divertido.

NFT de Post Malone de Bored Ape Yacht Club Bored Ape Yacht Club

NFT de Post Malone de Bored Ape Yacht Club Bored Ape Yacht Club

Tomamos esto del sitio de Bored Ape Yacht Club, como un ejemplo. Claro, es posible que se enojen contigo, pero es muy poco lo que pueden hacer al respecto, excepto quejarse contigo en Twitter.
Nota: por supuesto, las imágenes están protegidas por derechos de autor, ya sean NFT o no, pero, como incluimos la imagen en este artículo para comentar sobre la imagen en sí, esto está cubierto por la ley de fair use.
De hecho, un alma emprendedora incluso instaló NFT Bay, claramente un guiño al punto de acceso de torrents The Pirate Bay, donde puede cargar y descargar cualquier NFT que desee. Dudamos que los propietarios de NFT estén encantados, pero, al carecer de un marco legal, es poco lo que pueden hacer para detenerlo.

Asegurando lo Inasegurable

No son solo las personas que capitalizan la obsesión con los NFT las que están arruinando la diversión para los aficionados, también existen algunas preocupaciones legítimas de seguridad cuando se trata de tokens digitales, problemas que los han bloqueado en Steam (la plataforma digital de videojuegos), por ejemplo.
Vice publicó una historia sobre una plataforma NFT que fue pirateada de alguna manera. No está claro si el sitio en sí era inseguro o si los usuarios en cuestión cometieron errores, pero el resultado es que se robaron millones de dólares en NFT. (¿Es un robo si nunca lo tuviste en primer lugar?).
Sin embargo, hay un segundo problema, uno que es más serio pero también extrañamente divertido. The Verge entra en muchos más detalles, pero en resumen, su certificado de autenticidad no es tanto un certificado como un enlace a un registro de su compra. Si el servidor al que apuntan los enlaces se cae, su prueba de propiedad desaparece y no la recuperará.
En esencia, hay personas que han invertido millones en un activo digital que está a solo un mal funcionamiento del servidor de ser eliminado por completo. Aunque no somos expertos en finanzas, confiar tu fortuna a un técnico de servidores con poca cafeína no nos parece una buena planificación patrimonial.

Una pirámide de cartas

Cuando lo sumas todo, los NFT parecen más una tarjeta de membresía que cualquier otra cosa. Poseer uno es como una insignia de que perteneces a un grupo: tal vez son solo algunas personas las que realmente comparten una obra de arte específica, o tal vez es para mostrar que tienes dinero para gastar, el objetivo final del consumo conspicuo a lo largo de los años.
Donde usted o yo vemos un poco de código, los coleccionistas de NFT ven algo que vale la pena tener. En cierto modo, son solo aficionados que se aseguran el derecho a fanfarronear, y el valor de cualquier NFT depende de cuán valioso se haya hecho parecer. Aunque podrías entrar por ti mismo y ver de qué se trata todo este alboroto, si nos preguntas, el único movimiento ganador es no jugar.
100 Artículos
Recursos abiertos de información enfocados a la difusión y contrucción del conocimiento en las diferentes disciplinas de la educación.

¿Qué son los Non-Fungible Tokens NFT’s?

Artículo anterior

Orientación vocacional de una nueva generación, el éxito del autoconocimiento

Siguiente artículo

También te puede interesar