Archivo AZCulturaEntrevistas

ENTREVISTA A JULIO DI-BELLA

0

 

Con el sol de mediodía, en una oficina impecable y sencilla, esta entrevista se engancha en medio de una conversación animada.

MÓNICA GONZÁLEZ DILLON: …justa- mente en la mesa de debate de la educación y la cultura, enfoque de nuestra revista, ¿qué rol juega Canal Once –líder en estos dos temas- en el país, y sobre todo, hacia dónde debe mirar este sexenio?

JULIO DI-BELLA: Es una pregunta importante. El canal, efectivamente, es el canal cultural educativo más antiguo de América Latina, acaba de  cumplir 48 años de vida. Como lo dije cuando cumplimos 45, “jóvenes a los 45” pero también con la madurez que implica ir cumpliendo esa cantidad de años. Yo creo que los retos de Canal Once tienen que ir en dos aspectos fundamentales: uno es seguir en la apuesta de hacer una televisión inteligente e incluyente. Yo creo que nosotros tenemos el compromiso de hacer una televisión que lleve proyectos de educación para la vida, me refiero a un programa como Diálogos en confianza, la barra infantil, un programa como Primer Plano que toque el tema político o un programa que te pueda llevar a conocer tu país.

El reto de Canal Once hoy en día, a su vez, tiene que concentrarse en dos grandes esfuerzos: incrementar su cobertura -yo estoy convencido de que el acceso a la información se debe de fomentar y la manera de fomentarlo es ponerlo a la mano o al alcance de los televidentes-, transmitiendo la señal en todo el territorio nacional de manera abierta, no por televisión restringida. Y el otro gran tema son los contenidos, Canal Once tiene que reinventarse, el gran reto, para tu servidor hoy en día, es no cumplir con aquella máxima que hay en el cine de que “las segundas partes nunca son buenas“, yo estoy inician- do mi séptimo año de gestión en el canal y creo que lo que nos obliga es, efectivamente, a reinventarnos haciendo un recuento de dónde ha habido aciertos y oportunidades. Creo que el canal tiene que seguir estableciendo un vínculo muy fuerte con la sociedad (ha crecido un 600 por ciento en un sexenio), pero sobre todo tiene que seguir trabajando de manera muy puntual en un vínculo con la sociedad y con sus televidentes, para que ellos encuentren en esta opción de televisión una alternativa.

MGD: El canal llega a través de retransmisoras y vía satelital a una amplia cobertura (44% del territorio) ¿En áreas rurales qué impacto tienen?

JDB: Tenemos una gran ventaja, la cobertura de Canal Once se ha hecho un poquito a la inversa de la televisión comercial. La televisión comercial, por lo regular, en una actitud de poder tener un impacto publicitario mayor, siempre trata de decir que tiene una cobertura nacional y lo que te señalan ellos son las ciudades o poblaciones principales. El Canal Once ha cimentado y sustentado su crecimiento y cobertura al revés, yo siempre digo que “vamos por la acera de enfrente y en sentido contrario” y no es por ser contreras, es porque creo que es la manera de que hagas una alternativa, ¿para qué voy a ir a replicar lo mismo? Yo no he querido llegar a las poblaciones más activas económicamente del país, he querido llegar a los núcleos de mayor pobla- ción del país. Aunado a ello, a través de la Red Nacional de Televisoras Educativas y Culturales, que son los estados del país (excepto Durango y Coahuila que tienen televisoras esta- tales o de gobierno), las televisoras -en algunos casos- están al servicio del gobernador. Otras transitan a ser una televisión de Estado o a ser una televisión pública. ¿Por qué hago está diferenciación? Porque evidentemente la mayor preocupación de las tele- visoras estatales es llegar a las zonas marginadas y a las comunidades rurales del país. Tenemos un vínculo directo con EDUSAT, la red de televisión más importante de América Latina en cuanto a la llegada a puntos comunitarios. De esta rica mezcla, nace la posibilidad de una cobertura diferenciada en favor de las poblaciones rurales y económicamente menos favorecidas.

Le cambias la vida a una comunidad que no sabe siquiera que existen otras personas en su país, en su estado y, mucho menos, en el mundo

MGD: Es el camino para formar televidentes…

JDB: Es construir ciudadanía, es llevar el acceso a la información. Cuando fui director de radio y tele- visión de Guanajuato, en el noreste del estado había tres municipios de extrema pobreza que: Xichú, Atarjea y Victoria. Xichú estaba aislado, no tenía televisión, yo llevé la televisión en el año 99. Le cambias la vida a una comunidad que no sabe siquiera que existen otras personas en su país, en su estado y, mucho menos, en el mundo; le llevas la posibilidad de interactuar y de conocer otras culturas, otros idiomas, otros lenguajes, otras maneras de vida y que ellos, por imitación -que es parte del enriquecimiento cultural-, empiezan a comportarse de una manera… A veces a favor, a veces en contra. Por eso, para mí es muy importante que la televisión que nosotros llevemos sea televisión inteligente, de calidad y que no sea tele-basura.

MGD: Esa es la siguiente pregunta. Cultura y globalización en un México que se está evaporando culturalmente.

JDB: Es un super tema. Vuelvo a lo mismo. La influencia mediática que ha tenido México y el mundo, es una influencia mediática para la cual el ser

humano, yo creo, no estaba preparado. Te bombardeamos de información desde que amanece. Si vives aquí, en la Ciudad de México, tienes 37 o 38 opciones de radio en espacios informativos, prácticamente nueve señales de televisión que también te bombardean y una herramienta funda- mental que es el internet, éstas en cuestión de segundos a la vuelta del mundo. No estamos preparados para la globalización. El acceso a la información que tiene hoy el ciudadano común es tal que ni siquiera alcanzas a digerir una nota cuando ya estás consumiendo la que sigue.

Cómo no caer como canal en la tentación de desvirtuar nuestros principios de contenido, en favor de ir al ritmo de esa globalización. Me queda muy claro que Canal Once tiene como principio fundamental salva- guardar los valores, las tradiciones, la idiosincrasia de los mexicanos, por eso hago programas como La Ruta del Sabor, Diálogos en confianza, donde se habla de los valores universales de la familia o de la amistad, o la re- lación en pareja, porque para mí es importante que el mexicano no pierda la identidad. El gran reto de Canal Once es poner mucha atención en los contenidos y cómo participar en la globalización, pero más que en una actitud de consumo, en una actitud de producción de contenidos viables para entender este conflicto.

MGD: Una actitud de alerta y vigilan- cia constante en las acciones del Canal.

JDB: Sí, porque es un tema muy sensible. En programación para ni- ños el Canal Once produce el 57 por ciento de la programación para niños en México y somos un referente muy importante para América Latina y cuando estás consciente de esto tam- bién tienes que estar consciente de qué es lo que vas a enviar a tus pan- tallas, aunado de un buen principio y una buena dosis de vanidad, de querer seguir siendo un canal líder en el contenido. Si ya logramos llegar ahí, no queremos por nada perder ese lugar, debemos consolidarlo y seguir para arriba.

MGD: Los niños que atiende el Once a través de su programación, en breve serán la mayor cantidad de adolescen- tes que tendrá el país. Esa es una res- ponsabilidad fuerte.

JDB: Es el gran reto. Previendo esto en 2001 y 2002, el proyecto estratégico de mi administración fueron los niños, por muchas razones. Una muy importante, personal, porque yo también soy padre de familia, tengo una niña de nueve y un niño de siete. Para llevar la programación y el contenido tienes que conocer evidentemente las cifras y las estadísticas nacionales, qué arroja el INEGI, cuántos jóvenes vamos a tener para el 2009, para el 2012, el canal programa en base a todo eso. Estamos conscientes de que la mayor generación de adolescentes la tenemos en las manos en la niñez actual y que va a ser un cambio muy importante para México, porque también los que hoy somos jóvenes vamos a ser una generación muy amplia de adultos contemporáneos o de adultos mayores. El país va a cambiar todos sus hábitos, y su manera de actuar y de pensar. Nosotros, ¿qué queremos hacer en Once Niños? Seguir siendo un referente a través de una dieta balanceada de contenido. A la programación de Canal Once la hacemos con una buena dosis de cariño, con una buena cantidad de respeto, con una pizca de creatividad, todo eso lo revolvemos y es lo que sale como producto de Once Niños. Tenemos el equipo pedagógico más importante de América Latina, observando la cultura y el desarrollo del niño. El gran secreto de Once Niños es que los adul- tos no pretendemos pensar como niños, consultamos a los niños, para que los niños dirijan y produzcan el contenido que están demandando; cuidado de valores universales, cuidado

del fomento de materiales que tienen que ver con la edad propia de los niños. Nosotros lo que queremos son niños inteligentes, participativos, niños seguros de sí mismos, triunfadores, pero que lleven un cimiento sumamente sólido para competir contra un mundo globalizado, contra un niño que trae de otro país una cultura muy distinta a la de nosotros. Queremos un país de primera y tenemos que construir una niñez de primera.

MGD: Absoluto sentido común. Algo que se ve siempre en la programación de Canal Once así como en sus cortinillas, es la creatividad. Como director del canal, ¿cómo manejas la creatividad, hasta dónde permites?

JDB: Cuando se habla de creatividad es la parte más sensible del canal. Evidentemente, a mí me corresponde conformar un equipo, representar un equipo de personas. Los éxitos del canal ni por mucho son los de Julio Di-Bella, son el de un gran equipo de trabajo, de hoy y de hace cuarenta y tantos años.

El canal tiene varios principios fundamentales para que aquí la creatividad tenga un buen caldo de cultivo. Uno es la libertad y la autonomía de pensar, yo no contrato robots ni súbditos, contrato personas inteligentes que tengan la capacidad de plasmar ideas y que nosotros tengamos la capacidad de respetarlas. Dos, le doy autonomía plena a la parte creativa, es decir, si yo tengo un director de imagen, el que tiene la última palabra en imagen y en esa creatividad es él. Yo no tengo para qué hacerle al gurú, no soy especialista. Para eso lo tengo a él. Tres, la propia entidad, cuando tiene un clima como el que tiene Canal Once, es muy propicio ser creativo, porque cuando no te coartan la libertad, cuando no deciden por ti, y cuando tienes un clima laboral de presumir… El canal tiene un 92.1 de aceptación de clima laboral, en donde todos podemos hablarnos de tú, en donde ven a su director interactuando adentro del canal de manera cotidiana, en donde se quitó el lugar de culto de la dirección general, propiciando un clima que te permite ser muy proactivo y muy creativo. Hay otra cosa bien padre, también, desde los mismos chavos que se integran al servicio social, tienen la capacidad y la posibilidad de involucrarse en la toma de decisiones, aunque no estén en la nómina. Si eres parte de Canal Once, tienes la posibilidad de platicar, dirigir, hablar y de aportar ideas. Y qué otra cosa sucede muy padre… Por ejemplo, ¿cómo se decide la imagen de Canal Once, el nuevo logotipo o la nueva cortinilla, la de primavera o de verano? Muy sencillo, se hace a través de un concurso propio del área. El titular del área lanza la propuesta, “vamos hacer un nuevo logotipo, una nueva imagen, y espero sus proyectos para tal día”. Se ponen a chambear y luego el equipo vota entre ellos mismos, abiertamente y de frente cuál proyecto es el que les está gustando más. Se crean equipos virtuosos de trabajo, también esto tiene que ver con la libertad que nos otorga el Estado mexicano para trabajar. Te puedo decir que el Canal Once goza de un respeto privilegiado de parte del Politécnico, de parte de Enrique Villa, su director; gozamos de una confianza inédita y de un espíritu de amistad padrísimo. Igual con nuestra secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota. Josefina viene, se da sus vueltas, y siempre es para apoyar, para proponer y jamás para limitarnos. Eso es muy padre. El canal tiene una autonomía y una independencia intelectual padrísima, cosa que se puede reflejar en la pantalla.

El gran secreto de Once Niños es que los adultos no pretendemos pensar como niños, consultamos a los niños…

MGD: ¿Dónde se refleja la aceptación del público? ¿Cómo la mides?

JDB: Fíjate que yo leía hace unos días a Jorge Volpi, que va llegando a dirigir Canal 22…

MGD: Lo del ombudsman

JDB: No es una idea descabellada, existe en muchos países. El problema es que aquí en México, para nosotros tener un ombudsman, tendríamos que darle un sustento jurídico, para poder juzgar las acciones de este tipo de medios. Sabes que he sido un gran promotor de los medios públicos. Me ha traído incluso algunos raspones con la tv comercial, porque tenemos puntos de vista distintos. Sigo insistiendo en que los canales públicos de México son como los mexicanos: tenemos ausencia de padre, exceso de madre y abundancia de hermanos. Cuando el Estado tiene que sacar la cara y apoyarlo, no aparece el papá; cuando tienes que sacar la casta, hay mucha mamá; y cuando finalmente tienes algo bueno, te aparecen los hermanos. Así es el Canal Once. En este tipo de canales, tenemos que tener un marco jurídico y ese marco jurídico, tendría que ser el que nos dirija, para que entonces ese ombudsman, pueda juzgar… Si no, va a ser muy complicado… Es una figura que existe en muchos países del mundo.

En el Canal Once… sin irnos a un nombre, como es el del ombudsman, tenemos varios aspectos importantes: uno, el canal no se manda solo, obedece lineamientos, políticas públicas de la segunda institución (educativa) más grande del país que es el Politécnico Nacional, tiene un consejo consultivo, y de ahí se debaten una serie de cosas… a favor del canal y del propio instituto. En segundo lugar, tenemos creadas dos alternativas de participación ciudadana, que es finalmente lo que importa aquí, y es el Encuentro con el televidente, que el Canal Once celebra cada año. Somos la primera televisora del mundo, en someter a consideración, juicio y calificación de los televidentes nuestra programación, de manera total. En segundo lugar, el buzón de proyectos, que es el acceso de los productores independientes a producir programas para Canal Once. Antes el director de Canal Once era todopoderoso y tenía en sus manos la bolsa de producción del canal y definía a quién le daba un programa en tele, de acuerdo al nivel de amistad… Eso ya se acabó. Afortunadamente desde el 2001, se hizo un buzón de proyectos: tú llegas como productor independiente, registras tu idea, hay un formato especial donde avalas que nosotros podamos experimentar con ella y si el fallo te favorece, produces para Canal Once. El comité de producción está con- formado por ocho personas, siete con voto, tu servidor no tiene voto, con lo cual me han quitado una serie de presiones muy importantes, y además soy el octavo pasajero y voy de oyente. Nunca puede haber un empate por- que el fallo es entre siete, entonces es sí o no. Se trata de hacer una manera de organización pública expedita, transparente, novedosa, diferente… El con- tacto con el televidente es nuestro encuentro y nuestra vida cotidiana con el televidente. El Canal Once es de los pocos canales de tv que tiene su propia Cámara de Gessel, hacemos una gran cantidad de grupos focales al año. Todo lo que pasa por la pantalla de Canal Once, desde una cortinilla hasta un documental biográfico, pasa por grupo focal. El contacto directo lo puedes ver en cualquier momento, puedes ir a la Cámara de Gessel, y puedes ver, lo mismo a un señor de la colonia Narvarte, una señora de la Nueva Santa María, un niño de Chapultepec, y todos opinando sobre la programación. Nosotros queremos un contacto directo y una retroalimentación continua.

MGD: Julio, te lo agradezco muchísimo.

JDB: Mónica, con todo gusto..

Somos la primera televisora del mundo, en someter a consideración, juicio y calificación de los televidentes nuestra programación

Mónica González Dillon

VOCES PÚBLICAS – LAS REGLAS DEL JUEGO

Artículo anterior

NACE EN ARGENTINA CANAL DE TELEVISIÓN EDUCATIVA

Siguiente artículo

Comentarios

Comments are closed.

Más en Archivo AZ

También te puede interesar